El día 6 de diciembre los niños de Bailo, como se hace desde hace muchos años, recorrieron las calles de Bailo, llamando a los timbres de las casas y cantando la canción tradicional para que les dieran comida.

Con toda la comida que recogieron, al final de la tarde, hicieron una merienda, a la que se apuntaron algunos “no tan niños”